En Corea las relaciones sociales son un elemento fundamental en la sociedad. Éstas están basadas en torno a la edad, y en Corea existe una forma de expresar la edad particular, diferente al resto del mundo.

Según la tradición, cuando nacemos tenemos un año ya que el tiempo de formación cuenta como tiempo vivido. Además, cada año nuevo (solar o lunar) se añade otro año más. Es decir: cada 1 de enero o cada comienzo del año lunar cumplimos otro año. Esto hace que en edad coreana siempre tengamos uno o dos años más de nuestra edad real.

Aunque para todo lo oficial la edad que cuenta es la “occidental”, es común expresar la edad o los años que cumplimos siguiendo la tradición, siendo la solar la más habitual. Debido a la tradición dos personas pueden nacer el mismo día y decir que tienen edades diferentes: depende del sistema tradicional que estén usando para expresar su edad.