Gracias (por desgracia) a la crisis española, muchos hemos averiguado recientemente el funcionamiento de los “mercados” y las agencias de calificación. Para los que no lo sepáis aún, estas agencias de inversión, dan una “nota” al valor de la deuda de cada país. O, por decirlo de otra manera, valoran la probabilidad de que un país devuelva el dinero que se ha invertido en él. España en estos momentos es uno de los países peor calificados junto con Portugal, Irlanda o Grecia.

Sin embargo, Corea del Sur está soportando la crisis internacional de manera notable. La agencia Moody’s subió la nota de la deuda soberana coreana del A1 al Aa3 (la mejor nota sería un Aa1). Esto sitúa a Corea del Sur como uno de los mejores países para invertir, sólo superada por China, Japón, Bélgica o Arabia Saudí.

La agencia especificó que los fundamentos de la economía surcoreana y las medidas tomadas por el gobierno han permitido a Corea del Sur evitar la recesión durante la crisis de 2009 y retomar el crecimiento a partir de 2010.

Además, otras dos importantes agencias también han cambiado recientemente las notas de la economía coreana. Standar & Poor’s subió su calificación de A a A+, la quinta mejor calificación, y Fitch Ratings la cambió a AA-, la cuarta mejor nota.

El crecimiento de la economía coreana se prevé que llegue al 2,5% anual, bajando un poco del 3,3% que ha tenido hasta ahora.  La caída del crecimiento chino ha hundido ligeramente las exportaciones de Corea, ya que China es su principal mercado receptor. También ha influido la caída de las exportaciones a Europa.

Esta dependencia del exterior se ve agravada por una caída del consumo interno, debido al endeudamiento de las familias. Algo que no es de extrañar en un país donde el consumismo está a la orden del día. Se han realizado inversiones para estimular el consumo, así como gastos en obras públicas.

Pero, las agencias de calificación no sólo tienen en cuenta motivos económicos para poner sus “notas”, también valoran la situación geopolítica de los países. En este caso han considerado que las relaciones (o no relaciones) entre Corea del Norte y del Sur son bastante estables y van a seguir así a pesar del cambio de liderazgo en el régimen norcoreano.

A pesar de estas buenas noticias económicas, la OCDE advierte que el rápido envejecimiento de la población surcoreana podría ser un problema para el crecimiento a largo plazo.

Fuente: Korea.net; EFE.