Artículo,Cultura,Series y TV

Generación K

Una vez dentro, no hay retorno. Así definiría el sentimiento que despierta todo  producto coreano en el resto del mundo. ¿Por qué? K-pop, K-dramas, K-shows y un largo etcétera llegan a través de las redes sociales a todos los rincones del planeta, a cualquier casa con conexión a Internet, a cualquier edad y sexo, enganchando con sus buenos modales, amplias sonrisas y dulces diálogos.

Yo misma he sido víctima de la profunda huella que deja el estilo pulcro y aniñado de los héroes del Hallyu. Cuando ves un reality de Corea del Sur sabes que no vas a encontrar peleas, insultos desgarbados o tensión. En definitiva, malas vibraciones, impulsos negativos. Sabes que va a resultar poco cargante y armonioso, que seguramente vas a compartir unas risas con la pantalla de tu ordenador y vas a desear que te suceda lo que a los protagonistas. ¿Ese mundo pintoresco que aparecía en los cuentos de Disney? Algo así, pero en versión adulta.

Llevamos unos años de crisis económica, pero también social y cultural en occidente. El sistema se siente pesado con responsabilidades externas a uno mismo que hemos de llevar en la mochila sin que nadie nos pidiera permiso. La degradación de la sociedad en occidente nos lleva a fascinarnos por la cultura coreana donde lo que se exterioriza es un mundo de ensueño donde reina la paz y la felicidad. La televisión es puro entretenimiento lleno de talento y preparación. En nuestro país y otros estados occidentales semejantes a España encender el televisor supone una afluencia de historias negativas que llegan a tu mente; discusiones, malos modales, malos hábitos… En definitiva, parece hacer hincapié en lo peor de nuestra sociedad.

Hace unas décadas, con la liberación de sociedades reprimidas por las censuras y otros métodos de restricción, EE. UU. se convirtió en el modelo a imitar: la música, los libros, las películas, las guerras, los tratados, los productos, los anuncios… todo un aluvión de cultura norteamericana que recibimos con asombro y curiosidad. Nuestro referente durante años ha sido imitado en todas las facetas culturales posibles hasta la saciedad denigrando nuestras propias ideas: nuestro cine, nuestro cómic, nuestras series, nuestra música… Se convirtió en hábito pensar que el producto cultural nacional era peor al americano y en esas seguimos.

968969_472414782844249_1547451473_n

Pero ahora algo cambia. Aunque la mayoría siguen al decadente líder mundial, nuevos paradigmas sociales irrumpen gracias al acceso a la información en nuestros micromundos. Mientras que la gigantesca China comienza junto con la India y un poco de Brasil a hacer patente su ingente poder económico basado en la explotación de sus recursos naturales y trabajo mal pagado, Corea del Sur trasporta un nuevo paradigma social en lo referente a la cultura.

¿Por qué cuando empiezas a vivir informado sobre este mundo ya no puedes dejarlo? Son muchas cosas. Te hace sentir adolescente, joven de espíritu siguiendo a los ídolos musicales. Los programas son entretenidos y, se basen o no en diálogos totalmente estudiados y monitorizados, son agradables para la vista y los oídos transmitiendo alegría, buen humor, buenas vibraciones y talento. La inocencia de los dramas te atrapa por rememorar los sentimientos más puros del ser humano y la cándida bondad que normalmente triunfa. El idioma y su alfabeto, hangul, te hipnotiza con esos trazos y construcciones totalmente ajenas a las lenguas románicas o germánicas, por ejemplo. Y un largo etcétera.

Por supuesto, ni todo es bueno en Corea del Sur, ni todo es tan negativo en occidente. Simplemente es una comparación en cuanto a sentimientos que produce actualmente una u otra cultura en la persona.

Sin embargo, los fans de la cultura coreana no dejan de crecer y crecer por todo el mundo.

¿Estamos ante un cambio de paradigma sociocultural?

Han-A Madrid

Asociación sin ánimo de lucro para la promoción de la cultura coreana en España, con base en Madrid y fundada en 2011.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.