Megalian logo.

La mujer en Corea (III)

Las mujeres en Corea tienen que afrontar el machismo a diario. En el lugar de trabajo, en su familia, en las relaciones sociales. Viven en una sociedad patriarcal que prioriza el rol del varón y el valor del respeto a la sociedad establecida. Pero en una de las sociedades más digitalizadas del mundo y con mejor acceso a internet, las herramientas on-line que promueven la igualdad de género tienen un peso específico y son tenidas en cuenta por los internautas.

Un cambio feminista en Corea del Sur

La página web Megalia es un referente en la lucha feminista en Corea del Sur. Toma su nombre del acrónimo del síndrome respiratorio agudo de Oriente Medio (MERS). Esta enfermedad suscitó una polémica en 2015 al poner de manifiesto actitudes denigrantes contra las mujeres. La otra parte está inspirada en la novela del escritor noruego  Gerd Brantenberg, Egalia’s Daugher. En esta novela se hace un relato a la inversa de la realidad. ¿Qué pasaría si los comportamientos denigrantes fueran contra los hombres? ¿Si sufrieran de manera permanente el acoso de las féminas, además de poseer éstas todo el poder político y económico?

El antecedente que lo inició todo fueron unos comentarios misóginos en diversos foros de internet de algunos hombres. Valiéndose del anonimato que les procuraba la red, arremetieron contra varias mujeres coreanas. Ellas habían tenido la mala suerte de contraer la MERS durante su viaje a Oriente Medio. Y a su regreso a Corea del Sur, fueron puestas en cuarentena por las autoridades sanitarias, a los solos efectos de erradicar la enfermedad recién contraída y para evitar su propagación, debido a la facilidad de su contagio.

Algunos varones quisieron hacer escarnio de estas mujeres en situación tan delicada calificándolas de “Kimchi bitches”, entre otros apelativos, en diversos foros de internet. En virtud de estos comentarios, muchas mujeres decidieron actuar de “reflejo” de estas actitudes machistas. Vertieron los mismos comentarios pero respecto al sexo opuesto, los varones, calificando a algunos hombres de “Kimchi men”, en un intento de que se generará cierta empatía ante la sinrazón de esta polémica.

Estas mujeres que de manera espontánea replicaron estos comportamientos. Crearon una página web, cuyo logo es toda una declaración de intenciones, una mano que simula un pene pequeño. Algún detractor afirma que, en ocasiones entrar en este tipo de disputas, exacerba la guerra de sexos, aunque lo que es cierto es que gracias a esta asociación muchas mujeres coreanas se han sentido amparadas.

La lucha feminista

Desde esta web-asociación se reafirman en que el año 2015 constituyó un hito histórico en el feminismo coreano, el cual hasta la fecha, había sido muy académico y políticamente correcto. Gracias a las conciencias despertadas, diversos sucesos ocurridos en 2016, como el asesinato de una mujer a manos de un hombre en el barrio de Gangnam, supusieron encender de nuevo la mecha de la defensa de los derechos.  A raíz de entonces, se empezó a informar de los asesinatos machistas en los medios de comunicación, cuestión que hasta entonces había estado muy silenciada.

El movimiento de Megalian no se limita a hacer de “espejo” de las conductas machistas. Ha llevado a cabo diversas campañas en pro de los derechos de la mujer:

  • Campaña de denuncia de web-cams ocultas en la red de transporte metropolitana de Seúl. Por la seguridad de  la intimidad de las mujeres.
  • Donaciones hechas a ONG’s que ayudan a las madres solteras coreanas.
  • Campaña para la prohibición de la venta al público de compuestos químicos como el acido clorhídrico y el ácido sulfúrico. Son instrumentos demasiado habituales en las agresiones machistas en Corea del Sur.

Además, esta web tiene en su ideario la libertad absoluta de entrada y salida en su página, así como el anonimato. En contraposición a otras webs coreanas, no permite amparar discriminaciones basadas en el género y edad, muy habituales en otros foros, que si exigen identificación a través del DNI.

El movimiento feminista en Corea del Sur tiene a un formidable adversario. La raíz machista heredada del confucianismo. Una sociedad que quiere encuadrar a las mujeres en roles específicos, sin posibilidad de progreso social. Pero también el ascenso de este movimiento ha sido imparable y ha obtenido logros impensables hasta hace poco tiempo.

 

Fuentes:

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.