Hanok (한옥)

La vivienda tradicional coreana.

Hanok (한옥) es el nombre por el nos referimos a las viviendas tradicionales de la península coreana durante la dinastía Joseon. Mientras que la familia real de este territorio vivía en un palacio, el resto de la población pasaba su día a día en las hanok. Por supuesto, su forma y materiales dependían de la clase social a la que pertenecían sus habitantes. Aquí os traemos unos cuantos ejemplos:

Hanok con techo de tejas de cerámica.

Estas eran populares entre los yangban (nobleza de la época). Tener este tipo de tejado simbolizaba abundancia, ya que el dueño tenía que correr con todos los gastos. Normalmente, solo las clases altas como los funcionarios del gobierno y oficiales podían permitírselo.

Hanok con techo de paja.

Este tipo de tejado era más común. La paja era un material mucho más barato, siendo así la alternativa de las clases menos poderosas.

Aunque hay otros tipos, como las hanok de techo de juncos o de techo de guijarros. Como ya hemos mencionado, las hanok eran viviendas tradicionales. En ellas habitaba una familia, y cada compartimento de la casa tenía una función. Por supuesto, esto no se distribuía al azar, sino que seguía la filosofía confuciana. De este modo, las mujeres y los hombres estaban en lugares diferentes dentro de la vivienda. Ahora vamos a explicar las distintas partes de este tipo de casas:

Puertas

En una misma hanok había distintos tipos. Primero estaba la puerta principal, que era la entrada de la casa. Esta misma se entendía como una representación del poder que tenía el dueño de la vivienda. Dentro la casa había puertas que separaban las habitaciones, de menor tamaño que la primera. También estaban las puertas laterales, que eran las que utilizaban los sirvientes para entrar y salir del lugar.

Patio

El patio también era una parte muy importante de la casa. En él era donde se recibía a los invitados o donde se celebraban las bodas. Como curiosidad, en los patios de las hanok no se plantaban árboles. Esto se debe a una asociación de caracteres chinos. La forma del patio se parece al sinograma y si se le añade el de árbol , formaría la palabra , que significa problema.

Habitaciones

La parte principal de las hanok se conoce como anchae (안채). En esta estaban las mujeres, sobre todo la dueña de la casa. También se le podía llamar anbang (안방), que significa habitación interior. Con esto se justifica que a la «señora de la casa» se la llamase anbang manim (안방 마님), o dueña de la habitación interior. En esta zona las mujeres realizaban la mayor parte de sus tareas diarias y solía estar cerca de la cocina. En esta también se guardaba la ropa o las cosas de la cama.

Por otro lado, el dueño de la casa también tenía su espacio personal. Su habitación se encontraba en una construcción separada a la principal. Su objetivo principal era servir para el estudio o para recibir invitados. Esta era conocida como sarangbang (사랑방). Entre la habitación de la mujer de la casa y la del hombre había un espacio al aire libre a modo de salón. Este se conocía como daecheong (대청), y mantenía la casa fresca durante el verano.

 

Además de las que han sido mencionadas anteriormente, las hanok tenían otras habitaciones. Había zonas separadas de la estructura principal para, por ejemplo, las hijas e hijos que aún no estaban casados. Estas se diferencian de la zona del hombre en que, mientras que este tiene una habitación para dormir y otra para estudiar, los hijos condensaban ambas actividades en el mismo lugar.

Los sirvientes de la familia también vivían dentro de la hanok pero esto mismo dependía del tipo de actividad que realizasen. Si eran sirvientes que tenían que cuidar de los niños, dormirían cerca del edificio principal. Si, por otro lado, realizaban tareas menos importantes, estarían en zonas alejadas.

Cocina

Esta sala tenía que estar bien ventilada, ya que en ella se guardaban todos los alimentos. La comida estaba almacenada en jarrones repartidos por la habitación. Dentro de los mismos, generalmente se podían encontrar pastas, salsas y, por supuesto, kimchi. Generalmente, la cocina también se encontraba cerca de las habitaciones del servicio para que el personal tuviese un mejor acceso.

Santuario

Es importante aclarar que no en todas las hanok había uno. Las familias más adineradas tenían esta pequeña construcción religiosa para adorar a los espíritus de sus ancestros. Normalmente se situaba lejos de la puerta principal. Solía estar en la parte de atrás de la casa, en el punto más alto. En él se colgaban las tablas ancestrales de cada familia.

 

En la actualidad, las hanok están volviendo a ser muy populares en Corea. Hay varias zonas que se están reconstruyendo utilizando este tipo de arquitectura tradicional. Sin embargo, si no planeas vivir en Corea pero sí que quieres probar la experiencia, ¡también hay cadenas hoteleras de hanok!

Fuente:

Deja un comentario