El hanbok (한복)

El traje tradicional coreano

En la época del reino de Goguryeo (37 a.C. – 668 d.C.) se empezó a usar el hanbok (한복). El modelo inicial se ha mantenido hasta el presente. El hanbok femenino está compuesto por una chaqueta (저고리) y una falda larga (치마). Por otro lado, el masculino tiene también una chaqueta (저고리), pero va acompañada de unos pantalones (바지). Se puede añadir una chaqueta más grande (마고자) en ambos casos, aunque en principio era una prenda masculina. Los hombres confucianos también solían llevar una especie de abrigo (도포). Y, por último, también podían completar el traje con un sombrero (갓). La idea general de esta vestimenta en origen era facilitar el movimiento.

Variedades

Por supuesto, había distintos tipos de hanbok. Algunos eran más formales, mientras que otros se llevaban puestos en el día a día. Como hemos visto, eran distintos para mujeres y hombres. Pero hay otras diferenciaciones: el corte de los hanbok para niños es ligeramente diferente, más cómodo.

Por otro lado, también dependían de las estaciones, de verano e invierno.

Además de seguir la estética confuciana, el hanbok pretende evocar delicadeza. Gracias a su tela, la prenda cae en ángulos suaves que contrasten con las zonas más marcadas del cuello de la chaqueta. Es un reflejo la elegancia tradicional coreana.

Los colores y las telas

Como se puede ver en las imágenes, los hanbok tienen colores muy vivos. Estos se corresponden con los cinco elementos del yin y el yang: el blanco (simboliza el metal), rojo (fuego), azul (madera), negro (agua) y amarillo (tierra). Estos colores también representaban la clase social y el estado civil de la persona. Los colores más brillantes los llevaban los niños y las niñas. Los colores más claros los llevaban ya hombres y mujeres de mediana edad. En el caso de las mujeres solteras, la chaqueta era amarilla y la falda roja. Las matronas, mujeres de avanzada edad, llevaban verde y rojo. Las mujeres con hijos, por otro lado, usaban el azul marino. Las clases sociales más altas llevaban muchos colores distintos. Sin embargo, en los estratos más bajos predominaba el blanco, el rosa palo, el verde claro, o el gris en ocasiones especiales.

Los materiales de los que estaban hechos también eran diferentes. Los que estaban en la cima de la pirámide social solían ponerse hanbok de seda. No obstante, las prendas de los demás eran solamente de ramio o algodón.

Los patrones que podemos ver en las prendas representaban los deseos de la persona. Las flores en el vestido de boda, por ejemplo, simbolizaban deseo de honor y riqueza. Más concretamente, las flores de loto representaban la búsqueda de esperanza y nobleza. Si aparecía la granada como fruta, era que la pareja deseaba tener descendencia. Los dragones, fénix, grullas y tigres estaban reservados para la nobleza y los oficiales de alto rango.

Actualidad

Con el tiempo, los hanbok fueron sustituidos por las prendas de moda occidental. Aunque hoy en día en Corea se siga otro tipo de estilo, las prendas tradicionales se siguen usando. En las bodas tradicionales, en la celebración del año nuevo lunar, en rituales ancestrales o en el primer cumpleaños de un bebé, entre otros. Además, en la actualidad también hay ropa moderna adaptada a este estilo tradicional. Si quieres combinar la tradición coreana con la última moda, ¡no te lo pierdas!

Fuente:

Deja un comentario

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.