Hamburguesas al estilo coreano

Junto al espectacular crecimiento que experimentó la economía surcoreana en la década de los setenta se desarrolló en el país la industria de comida rápida. Lotteria fue la primera empresa en introducirse en el mercado en 1979. Le siguieron Burger King y KFC en 1984. McDonald’s abrió su primer restaurante en suelo coreano algo más tarde, en 1988. A pesar de una entrada tardía en comparación con sus competidores McDonald’s es la segunda cadena de comida rápida más grande en Corea del Sur, por detrás de Lotteria. Ahora bien, si en muchos países McDonald’s es considerado el súmmum de la comida rápida en Corea Sur ocupa un distante segundo lugar.

Apertura del primer restaurante McDonald’s en el barrio de Apgujeong-dong (압구정동), en el distrito de Gangnam.

Lotteria es una filial del poderoso chaebol Lotte, un conglomerado bastante inusual si atendemos a su origen, coreano-japonés. Su fundador, Shin Kyuk-ho, nació en Corea pero con apenas 20 años se marchó a Japón para estudiar en la Universidad de Waseda. Allí fundó Lotte en 1948. No fue hasta finales de la década de los 60 cuando Shin pudo establecer la primera filial en Corea, una vez que las relaciones diplomáticas entre Corea del Sur y Japón se hubieron normalizado.

La cadena de restaurantes de comida rápida Lotteria abrió su primer establecimiento en Tokio en 1972. A finales de la década de los 70 ya operaba en todo Japón, fue entonces cuando en 1979 abrió su primer restaurante en Corea, introduciendo la industria de comida rápida a lo largo del país. El día de la apertura aconteció el 25 de octubre de 1979, un día antes del asesinato del entonces presidente Park Chung-hee, en parte responsable del milagro económico coreano. El éxito que experimentó Lotteria animó a las compañías estadounidenses a entrar en el mercado coreano.

Establecimiento de Lotteria en Corea del Sur.

Cuando Lotteria abrió su primer establecimiento en 1979 se esforzó en reafirmar su autenticidad americana, pero esto cambió con la llegada de las cadenas de origen estadounidense. A partir de ese momento Lotteria comenzó a vender una imagen de restaurante de hamburguesas que atendía específicamente al gusto de los coreanos. Desde entonces la cadena coreano-japonesa se inició en la venta de hamburguesas de bulgogi (en la actualidad existe incluso la opción de elegir la carne coreana hanu) y hamburguesas de teriyaki, platos tradicionales de Corea y Japón respectivamente. McDonald’s también sacó su propia hamburguesa de bulgogi en 1997.

Hamburguesa de bulgogi con carne hanu de Lotteria.

A esta tendencia de crear hamburguesas orientadas al gusto coreano se unió Uncle’s Joes Hamburger, cadena americana que ideó la hamburguesa de kimchi (el plato más representativo de la cocina coreana).

En el año 2002 Lotteria sacó al mercado la hamburguesa de arroz y kimchi. Al principio esta nueva hamburguesa tuvo mucho éxito entre los coreanos, pero pronto dejó de consumirse y se dejó de comercializar. McDonald’s también incorporó la hamburguesa de kimchi en su menú ese mismo año, pero como promoción limitada a dos meses.

Hamburguesa de kimchi y arroz de Lotteria.

La última invención de Lotteria es la hamburguesa de ramen, en la que el pan es sustituido por fideos fritos.

Hamburguesa de ramen de Lotteria.

A pesar de su intento de introducir la comida coreana, Lotteria es consciente de que no debe exagerar este tipo de marketing puesto que sus clientes siguen buscando en gran parte una experiencia occidental. Un ejemplo lo encontramos en el propio menú de Lotteria, que mantiene una estética muy similar a la de McDonald’s.

Menú de Lotteria.

¿Os animaríais a probar alguna de estas hamburguesas?

Referencias

  • Bak, S. (1997). McDonald’s in Seoul: food choices, identity, and nationalism. En Watson, J.L. (ed.) Golden Arches East: McDonald’s in East Asia, pp. (136-160). Stanford, CA: Stanford, University Press.
  • Beamish, P. W., Jung, J., y Kim, H.H. (2003). American Fast Food In Korea. London, Ontario (Canadá): Richard Ivey School of Business.
  • Lankov, A. (2007). Experience To Go. The Korea Times.

Deja un comentario